Cambios bruscos

Octubre 9, 2001 - Publicaciones

No hay duda que los trágicos eventos de hace casi un mes han cambiado el mundo. El cambio es, en efecto, brusco, repentino e irrevocable. El tiempo dirá si estos cambios son buenos o malos.

Hay una serie de tecnologías, como videoconferencia (sistema de conferencias basados en Internet y teléfono) que, a no dudarlo, tomarán gran auge. La gente va a viajar menos y todas las alternativas se verán fortalecidas. No solo los viajes internacionales o de larga distancia se verán afectados. La misma razón de ser de las grandes metrópolis está siendo cuestionada. ¿Qué necesidad tiene la gente de trabajar todos en el mismo lugar al mismo tiempo?, ¿para estarse viendo la cara y contarse vinazos? De ahora en adelante la gente va a necesitar mejores razones para viajar desde y hacia las grandes metrópolis.

Trabajo en casa. La economía mundial está siendo seriamente afectada. Las líneas aéreas sufrirán sin duda. Los bienes raíces en las grandes ciudades también, ya que con una fracción del costo de las oficinas en la ciudad, es posible instalar la tecnología necesaria para el teletrabajo (gente que trabaja desde la casa o desde centros urbanos de trabajo). El turismo internacional sufrirá durante un tiempo mayor al esperado. En Costa Rica la gente que deja de salir debería apoyar a las empresas turísticas que dejan de recibir extranjeros.

Pero no todo son malas noticias. El auge de las tecnologías que apoyan el teletrabajo y las conferencias remotas promoverá el desarrollo futuro de ellas. Si en el futuro inmediato podemos trabajar uno o dos días por semana en la casa, muy pronto podremos reducir el tiempo y costo de los viajes cotidianos en hasta un 80%. Costa Rica puede (y debe) participar del auge de estas tecnologías, sobre todo en el contenido de su software. La pronta implementación de la Red Internet Avanzada será una gran ventaja comparativa. Esperamos que los enemigos del progreso, en esta ocasión, se abstengan de atravesar el consabido caballo.

Excelentes noticias. La reducción del consumo de petróleo son excelentes noticias, no solo para Costa Rica y los demás países que no producen petróleo, sino para todos los que gustan respirar aire limpio. La guerra que se avecina primero hizo subir el precio del petróleo; sin embargo, la reducción del consumo de las líneas aéreas, junto con otras consideraciones como las antes mencionadas, han hecho caer el precio a su nivel más bajo de los últimos dos años. De seguro, Recope reaccionará de inmediato y exigirá que la reducción se traslade al consumidor.

El mundo no volverá a ser el mismo. El cambio brusco y repentino nunca es bienvenido, pero la resistencia al cambio y la añoranza de tiempos pasados son ahora irrelevantes. Esperemos ahora tener el temple y la visión para aprovechar el cambio y encauzarlo hacia un mundo mejor, en el que pasemos más tiempo en casa con la familia y en el que respiremos aire más puro; sin duda, es un mundo mejor.

Artículo publicado en el periódico La Nación