Internet Avanzada y comercio

Noviembre 15, 2003 - Publicaciones

Finalmente, parece que vamos a tener Internet Avanzada en Costa Rica. Esperemos que, en este caso, siga siendo cierto “más vale tarde que nunca”. Internet Avanzada, en pocos meses (esperamos), ofrecerá 100.000 conexiones de alta velocidad a un precio muy razonable. Esta tecnología beneficiará a cientos de miles de costarricenses. No hay duda de que esta red tendrá un impacto económico mucho más allá del ingreso mensual que dichas conexiones generarán al ICE.

El comercio electrónico se disparará, tal y como ha sucedido en el resto del mundo conectado. Los costarricenses podremos comprar y vender toda clase de productos y servicios por medio electrónico. La infraestructura que instalará el ICE hará posibles muchos modelos de negocio, muchas maneras de comprar y vender bienes y servicios, muchas maneras de mejorar transparencia, reducir costos, aumentar eficiencia y generar riqueza. La infraestructura es necesaria, mas no suficiente.

Necesidad de contenido. El comercio electrónico por Internet requiere, además, contenido. Una vez que tengamos la conectividad, si no contamos con el contenido (oferta), lo más probable es que se dé una gran cantidad de comercio electrónico en importaciones (las exportaciones sufrirán por la falta de contenido digital). Tal y como es de esperarse, los varios cientos de miles de costarricenses que disfrutarán de esta conectividad serán los de mayor nivel educativo y adquisitivo. No es razonable esperar que los usuarios se vayan a cruzar de brazos a esperar que el contenido local se desarrolle.

El desarrollo del contenido local presenta serios retos. La experiencia muestra cómo es necesario alcanzar un concepto de masa crítica en el desarrollo de este tipo de nuevas empresas. La inexistencia de un mercado de capital de riesgo obliga a posibles emprendedores a depender del crédito para desarrollar una nueva empresa de base tecnológica. Dadas las tasa de interés en este país de Dios, considero más factible ir a la Luna a pie.

Gobierno Digital. La única alternativa que a mi se me ocurre es Gobierno Digital, que tiene el potencial de generar muchísimo tráfico con valor agregado inmediato (menores costos y mejor servicio). Las inversiones requeridas para el Gobierno Digital son muy pequeñas, incluso se pueden hacer sin invertir, utilizando los flujos de caja actuales que no están agregando valor. Al generar gran cantidad de tráfico local, el Gobierno Digital estimulará la creación de contenido local, el cual, a su vez, no solo evitará muchas importaciones, sino también generará exportaciones.

El único gran obstáculo que veo al Gobierno Digital son los dinosaurios que todavía dominan el paisaje tecnológico del Estado. Los sistemas de tecnología propietaria que amarran al Estado a esquemas de proveedor único no solo cuestan más del doble de lo que costarían sistemas semejantes basados en tecnologías abiertas, sino que hacen casi imposible la interoperabilidad requerida por el comercio electrónico.

Las buenas noticias son que pronto vamos a tener conectividad de primer mundo. Las malas noticias son que, si no hacemos una matanza de dinosaurios tecnológicos, Internet Avanzada solo nos traerá un aumento desmedido de importaciones de bienes y servicios. Importar lo que podríamos suministrar localmente siempre es trágico; perder la oportunidad de exportarlo y crecer en competitividad es doblemente trágico.

Artículo publicado en el periódico La Nación