Venganza comercial

Diciembre 2, 1998 - Publicaciones

La venganza pareciera normal en el proceso comercial. Siempre que un individuo (o grupo) saca ventaja indebida de otro, se siembra la semilla de la venganza. Con frecuencia, el desarrollo de una nueva tecnología permite la venganza. Lo más importante para que alguien se vengue de un cliente o proveedor (los actores del proceso comercial) es la oportunidad.

El ejemplo que siempre viene a la mente es el control remoto: la venganza del televidente. El radio del auto tiene botones para programar las estaciones por el mismo motivo: para que el radioescucha motorizado pueda vengarse del abuso (en repetición y en cantidad) de los anunciantes. Tengo claro que Internet está cambiando el paradigma de la publicidad, los clientes exigen respeto, la constante interrupción del proceso congnoscitivo de los individuos no puede, de ninguna manera, considerarse respetuosa.

La mejor manera de vengarse de un proveedor es dejar de comprarle, o comprarle más barato. Lo contrario también es cierto: para vengarse de un cliente, no se le vende o se le vende más caro. En Internet, el cliente ve y escucha (visita) lo que él quiere, en el momento que él quiere. La información no solicitada es considerada basura. La estupidez de las tecnologís de empuje (push technologies) duró menos que una moda de ropa. Los mercados electrónicos son casi "perfectos"; en un mercado perfecto se minimizan los precios y se maximiza la producción. Esto es, la tecnología habilitando a la economía; la venganza de los compradores que tienen años de sufrir toda clase de abusos a manos de los proveedores en mercados altamente distorsionados.

Los proveedores también se vengan. En Costa Rica, según informes en la prensa, menos de la mitad de los usuarios de Internet son comerciales (en el ámbito mundial hay muchos usuarios comerciales por cada usuario académico). Costa Rica comparte con Haití y Guyana el dudoso privilegio de ser los únicos del continente que no han abierto el mercado de las telecomunicaciones. La transparencia y el libre flujo de información tienen muy pocos partidarios en Costa Rica. Es razonable preguntarse porqué las instituciones públicas no utilizan Internet para realizar sus licitaciones de manera ágil y transparente (todas utilizan Internet, todas deben licitar y promover la transparencia).

Hace como 10 o 12 años, los proveedores de tecnología le dictaban a sus clientes qué comprar, cuándo comprarlo y qué hacer con lo que compraban. Eran los días de las tecnologías propietarias. Los sistemas abiertos le dieron la oportunidad de venganza a los clientes. Hoy hay muchos más proveedores, el mercado es mucho más grande, mucho más transparente, y los precios son mucho menores. Los proveedores se están vengando. El problema del año 2000 es un gasto (cero inversión) que afectará mucho peor a los clientes que a los proveedores.

Es mi opinión, el verdadero impacto económico de la Tecnología de Información está aún por verse. La dirección es clara, pero también lo es que los defensores del statu quo harán lo posible por detener el progreso. Es razonable preguntar: ¿porqué, si todos sabemos que los cajeros automáticos están obsoletos, hay gente instalando cajeros automáticos nuevos?, o ¿porqué podría alguien querer una "tarjeta inteligente"" tan estúpida que si se extravía se pierde el dinero? Personalmente, no pienso que la globalización sea suficiente para evitar que continúen enviando tecnologías obsoletas al tercer mundo. Debemos tomar acciones afirmativas para evitar las tecnologías obsoletas. Como dice el refrán: el que ríe de último&…; no entendió el chiste.

Artículo publicado en el periódico La Nación