Amistad y negocio con el ambiente

Agosto 31, 2010 - Publicaciones

Compartir

Por Roberto Sasso

Hace aproximadamente un año iniciamos, en el Club de Investigación Tecnológica, la construcción del “Medidor de la Amistad de la TI con el Ambiente”. La necesidad que sentimos de medir cuán amigable es la Tecnología de Información (TI) con el ambiente nació de que, en realidad, la TI es bastante nefasta para el ambiente.

Las tecnologías de información, además de hacernos más eficientes y, a veces, más eficaces, también ha aumentado considerablemente la cantidad de papel, de electricidad y de tinta que las organizaciones y los individuos consumen.

Así, junto con Scotiabank Costa Rica, nos dimos a la tarea de construir el medidor de la amistad. El modelo para ser útil debe ser sencillo de entender y de alimentar, pero, sobre todo, debe producir información que sea comparable entre distintas organizaciones y/o divisiones geográficas de una organización. El medidor debía, además de medir el impacto de la TI en el ambiente, hacerlo de tal manera que promueva reducciones de dicho impacto y que los cambios en comportamiento se vean reflejados rápida y certeramente.

Resultados. El modelo construido ya ha producido resultados, pues no solo ha promovido cambios que son amigables con el ambiente, sino que ha generado ahorros importantes, los cuales convierten la iniciativa en un buen negocio.

El modelo fue implementado en La Nube para facilitar la actualización y el compartir de los datos. A partir del inventario de equipos (por centro de costo) y de las especificaciones técnicas de cada equipo, así como de un promedio de horas diarias que se utiliza dicho equipo, se estima el consumo de electricidad de una manera bastante efectiva (el dato se corrobora respecto a totales contra los recibos de luz). El consumo de papel y tinta es fácilmente registrado por centro de costo a partir de la información del inventario de suministros.

La clave para hacer los datos comparables (sorprendentemente, esto no lo encontramos en los modelos utilizados en países occidentales) es expresar el consumo por empleado. Esto no solo hace los datos inmediatamente comparables, sino que también tiene un efecto psicológico importante. La imagen que conjura el dato de kilos de papel por empleado por mes, puede ser bastante impactante. La imagen de la cantidad de árboles que se consumen en papel por empleado por año también tiene el potencial de mover a la gente al ahorro.

Lo más impactante. Pero tal vez son la toneladas de carbono por empleado que soltamos al medio ambiente, lo que más impacta (se calculan sencillamente con ayuda de la calculadora de costaricaneutral.org).

Ya Scotiabank está iniciando el proceso para implementar el modelo en otros países de la región. El modelo, estamos seguros, puede y debe ser refinado y mejorado: por ejemplo, se le agregó el combustible que los funcionarios de TI consumen yendo y viniendo al banco (el cual se podría ahorrar con teletrabajo). Los ahorros que se han logrado gracias a la visibilidad que el modelo arroja sobre el consumo de papel y energía convierten el proyecto de implementación del modelo en un proyecto de responsabilidad social que es, además, muy rentable.

El Club de Investigación Tecnológica ha decidido hacer disponible el modelo, primero, a todos los afiliados al Club y, eventualmente, a cualquier organización que lo requiera. Estamos convencidos de que la publicación de los datos de consumo, generado por TI, de papel y energía por empleado tiene el potencial de crear una sana competencia que beneficiará ampliamente a las organizaciones que participen, y de colaborar con la meta de reducir la huella de carbono de Costa Rica (en el camino a ser carbono- neutrales).

Artículo publicado en el periódico La Nación

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.