¿Brecha digital o brecha social?

Marzo 17, 2008 - Publicaciones

Compartir

Releyendo los textos de la Estrategia Siglo 21, encontré una lúcida discusión crítica del concepto de brecha digital desarrollada por un grupo coordinado por Clotilde Fonseca, de la Fundación Omar Dengo.

Usualmente se relaciona el término de brecha digital al nivel socioeconómico que determina cuáles comunidades tienen o no acceso a Internet. Otro factor son las diferencias entre grupos según sus capacidades para aprovechar las TIC o su acceso a contenidos digitales de calidad.

Se critica el limitar el asunto a las TIC y el énfasis en Internet, que excluye otros desarrollos como la simulación, la robótica y los hipermedios. Los indicadores relativos a la brecha digital casi siempre son cuantitativos y no tienen que ver con los grados de dominio y apropiación que inciden en la productividad y el mejoramiento del nivel de vida.

La infraestructura digital per se es insuficiente para diferenciarnos e incidir en el desarrollo. Importan las capacidades de los individuos y la forma en que se potencia su aprendizaje y su trabajo.

Merece mayor atención la brecha social que determina si se da un aprovechamiento creativo de tecnologías digitales, en el sentido amplio: se requiere de capacidades para ubicar la información, analizarla, discriminarla, relacionarla y convertirla en conocimiento con propósito.

“Esa capacidad de aprender a aprender, de saber qué hacer con lo que se aprende, es una capacidad socialmente desigual que está ligada tanto al origen social y familiar, como al nivel cultural y educativo de las personas. Es ahí donde reside la brecha social.”

La Estrategia digital, actualmente en proceso de construcción, procurará dar aportes para que Costa Rica enrumbe sus esfuerzos hacia una incorporación de las tecnologías digitales en la vida ciudadana de una manera más incluyente en lo social.

Artículo publicado en el periódico El Financiero

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.