Educación y tecnología

Julio 15, 2012 - Noticias, Publicaciones

Compartir

La educación y la tecnología, sin duda, inciden enormemente sobre la productividad y la creación de riqueza de un país. Es interesante analizar las implicaciones que existen entre ellas. La calidad de la educación tiene importantes implicaciones en el aprovechamiento y desarrollo de la tecnología. El aprovechamiento de la tecnología también tiene importantes implicaciones en la calidad de la educación.

Si partimos del reconocimiento del conocimiento como principal factor de la producción (ya es obvio que produce más riqueza que cualquiera de los otros tres), podemos definir que la investigación y desarrollo e innovación (I+D+I) producen conocimiento mientras que la educación lo distribuye, pero, y tal vez más importante, la educación también produce las capacidades para la I+D+I. La calidad de la educación es la diferencia entre solo asimilar conocimiento y ser capaces de producir nuevo.

Tecnología aprovechada

La tecnología, para incidir en la productividad de una organización debe ser bien aprovechada. El mero acceso a la tecnología, no garantiza, ni por mucho, los aumentos en productividad que se suelen buscar con ingentes inversiones y gastos recurrentes. La tecnología no aprovechada causa una desventaja competitiva, es un costo o un gasto, que no da un rendimiento positivo. Es mejor no tener tecnología que tenerla y no sacarle provecho. El aprovechamiento de cualquier tecnología no depende tanto de la tecnología misma, como del usuario.

La administración del cambio, es en muchas ocasiones, el factor más importante en la implementación exitosa de una nueva tecnología. La administración del cambio tiene por objetivo mitigar y eventualmente derrotar la resistencia al cambio. Una educación de alta calidad, en la que los estudiantes aprenden a investigar e innovar, produce usuarios con mucho menor resistencia al cambio, usuarios que entienden que del cambio depende el progreso, funcionarios que reconocen que la estabilidad es enemiga del progreso.

Buenos usuarios de tecnología son sin duda más productivos y consecuentemente generan más riqueza. Los productores de tecnología, sin embargo, generan todavía más riqueza. La empresa de mayor valor de mercado el mundo, hoy en día es una empresa de software que vende hardware (y millones de cliente pagan más por el hardware para tener acceso al software). Las capacidades para producir tecnología, sobre todo tecnologías suaves (software, diseño, animación, etc.) que casi no tienen barreras de entrada, son muy parecidas a las que miden las pruebas PISA (en las cuales Costa Rica no salió muy bien librada). Es obvio que la inversión en mejorar la calidad de la educación ofrece un retorno muy atractivo.

A Steve Jobs le gustaba contar la anécdota de la prueba de eficiencia motriz que hicieron en una universidad, en esta prueba medía la distancia que cada especie es capaz de viajar por unidad de energía. El ser humano quedó en un deshonroso octavo lugar (los mejores eran las grande aves seguidas de los grandes felinos, etc.), pero cuando midieron al ser humano en bicicleta, quedamos en primer lugar, por mucho. Jobs decía que la computadora (la Mac) es al cerebro como la bicicleta es al cuerpo. Creo que es seguro decir que un niño no aprende igual con computadora que sin ella. No es lo mismo hacer tareas con Google que sin él. No se aprende igual conectado a una banda angosta que a una banda superancha. No es lo mismo ser meros consumidores de información que abrir la puerta para ser productores. Claro que la computadora por sí sola no es suficiente, pero es necesaria.

Un niño

Siempre imagino un niño tratando de aprender otro idioma, conectado en tiempo real con audio y video de alta calidad con niños de todas partes del mundo que están tratando de aprender ese mismo idioma. Las posibilidades son infinitas.

Así como en la economía de las cosas que se pueden ver y tocar, la infraestructura vial fue determinante para el desarrollo, o no, de las naciones, así mismo la infraestructura digital es fundamental en la economía del conocimiento. La infraestructura digital incluye conectividad, equipos y contenidos, esta infraestructura nos ayudará a mejorar la educación, pero la educación también nos ayudará a aprovechar la infraestructura. Escoger entre la educación tecnológica o la tecnología educativa, carece de sentido, hay que hacer las dos.

Artículo publicado en el periódico La Nación

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.