El Director de Tecnología

Julio 28, 2007 - Publicaciones

Compartir

El gerente de Sistemas o director de Tecnología de una organización es la persona encargada de recomendar los más grandes gastos de capital (les gusta llamarlas inversiones) y de buscar la manera de que la tecnología pase de ser un mal necesario a un claro creador de valor.

El departamento, división o sección de sistemas o tecnología tiene dos responsabilidades: entregar proyectos (preferiblemente a tiempo y dentro del presupuesto) y entregar servicios (preferiblemente de acuerdo a niveles de servicio preestablecidos). Estas dos responsabilidades, pese a requerir destrezas y habilidades muy diferentes, tradicionalmente se han manejado de manera “integrada”, en tanto se interrumpen los proyectos para “apagar incendios” en servicios.

Durante los últimos 30 años, el gasto de capital en tecnologías de información ha ido creciendo hasta convertirse, a finales del siglo XX, en el rubro más importante de gasto de capital en EE. UU.

Mayoría despedida. Las historias de horror de proyectos fracasados, atrasados, sobregirados y con resultados menores a los esperados son muchas y muy variadas. Hace 7 u 8 años, en una encuesta entre directores de tecnología de empresas de Fortune 500, más del 80% indicó que su predecesor había sido despedido.

Afortunadamente, el prospecto del destino de los directores de tecnología ha mejorado y están en la posición ideal para conocer mejor que nadie todos los procesos del negocio (ya que una de sus funciones es producir sistemas para apoyarlos), para entender mejor que nadie las estrategias corporativas (ya que es su deber alinear la tecnología con la estrategia) y para visualizar mejor que nadie el futuro de la organización (ya que el contenido de información y conocimiento, en productos y servicios, sigue creciendo a base de tecnología).

El impacto de los estándares abiertos (estándares definidos en un proceso abierto) que se han venido definiendo durante los últimos 15 a 20 años, se ha hecho mucho más notorio durante los últimos 7 u 8 años.

La adopción de Objetivos de Control para la Tecnología de Información (COBIT por las siglas en inglés) ha mejorado enormemente el control interno y la gobernabilidad de la Tecnología. Las técnicas y metodologías de administración de proyectos de Instituto de Administración de Proyectos (PMI) e implementadas por los profesionales certificados han reducido las historias de horror de los proyectos informáticos. La implantación de los procesos Biblioteca de Información de Tecnologías de Información (ITIL) ha hecho los servicios de Tecnología mucho más predecibles y repetibles, los acuerdos de niveles de servicio (tanto internos como externos) son cada vez más comunes.

Problemas confabulados. Pero, si bien todos los estándares mencionados son necesarios para hacer la adopción y la operación de la tecnología en las organizaciones más eficiente y efectiva, ninguno resuelve los dos principales problemas del director de Tecnología: los cambios frecuentes de requerimientos de negocio y los frecuentes adelantos de la tecnología. Estos dos problemas se confabulan para producir un constante atraso en la satisfacción de los requerimientos de los usuarios y de adopción de nuevas tecnologías.

Hace 7 años el Object Management Group (OMG) definió un estándar de arquitectura de sistemas que enfrenta de lleno los problemas de cambios constantes en requerimientos y en tecnologías, este estándar se llama Arquitectura Dirigida por Modelos (MDA). Hoy hay diversos productos en el mercado que se adhieren a esos estándares.

Sin duda la visión y el liderazgo para identificar y adoptar los estándares abiertos más valiosos separan a los directores de Tecnología que ascenderán profesionalmente a puestos de dirección general, de los que rinden tributo a tecnologías específicas (en lugar de estándares) y terminan igual que los predecesores del 80% de los directores de Tecnología hace 7 años.

Artículo publicado en el periódico La Nación

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.