Energía (verde) y TIC

Mayo 22, 2011 - Publicaciones

Compartir

Hay una preocupación generalizada por el calentamiento global. La temperatura y la concentración de CO2 han oscilado naturalmente, según análisis en las capas de hielo de la Antártida, entre 170 y 300 partes por millón (ppm) para el CO2 y 12ºC la temperatura. Sin embargo, la actividad humana, a partir de la revolución industrial hace 250 años, incrementó los gases de efecto invernadero en la atmósfera: un estudio del MIT estima en 390ppm de CO2 para el 2010 y con tendencia a crecer a 900 ppm si no cambiamos.

Se necesita energía para producir equipos y distribuirlos, operarlos y enfriarlos. Según el informe Smart 2020, la huella de carbono de las TIC está creciendo un 6% anual, particularmente en los países en desarrollo. El crecimiento se concentra en PC y periféricos, en particular impresoras.

La industria de TIC ha suscitado un movimiento denominado ‘Green IT’. Se usan más materiales degradables o reciclables en la manufactura y embalaje para reducir los desechos drásticamente. En losdata centers se han tenido avances importantes: en tres años Hewlett-Packard ha logrado que sus multicomputadoras encluster consuman entre 50% y 60% de menos energía. Los diseños de la infraestructura de telecomunicaciones, cada vez más digital, también tienden a disminuir el consumo individual. Hay otras áreas de mejora: microprocesadores y chipsets de bajo consumo energético, disminución del uso del papel, uso de clientes livianos para acceder recursos compartidos, etc.

Costa Rica tradicionalmente no genera electricidad a partir de combustibles fósiles. Dada nuestra tendencia a exportar servicios TIC, podríamos desarrollar centros de datos muy bien intercomunicados, coubicados con centrales de generación eléctrica que aprovechen las fuerzas hidráulica, eólica, geotérmica o solar. Podemos orientar el talento nacional para aprovechar las TIC y obtener eficiencias en las redes de distribución eléctrica, cadenas logísticas, transporte inteligente y edificaciones.

Artículo publicado en el periódico El Financiero

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.