Innovación y crecimiento

Enero 8, 2012 - Publicaciones

Compartir

En economías como la que estamos viviendo, el crecimiento es un reto aún mayor. Empresas e instituciones deben buscar manera de crear más valor, con menos recursos. Mucho se ha dicho acerca de la innovación como motor del crecimiento, pero del dicho al hecho, el trecho es largo.

Existe un tipo de innovación la cual no es tan glamurosa (ni tan difícil) como el desarrollo de nuevos productos, servicios o modelos de negocio.

La innovación basada en excelencia de procesos del negocio, permite a empresas e instituciones, mejoras importantes en el desempeño, reduciendo costos y mejorando calidad, al mismo tiempo.

Estrategia valiosa. La creación de modelos de procesos del negocio (BPM, por sus siglas en inglés) es una estrategia valiosa para lograr la excelencia en los procesos del negocio. La visión, casi utópica, de procesos que se ejecutan siempre impecablemente, que se adaptan a las necesidades cambiantes de los clientes y usuarios, que mejoran constantemente tanto su eficiencia como su eficacia, y que se reutilizan rápidamente en la creación de nuevos procesos, puede ser la fuente de innovación constante.

Ciertamente existen tecnologías que apoyan la búsqueda de la excelencia de procesos, pero estas no son, ni por mucho, suficientes. La tarea de crear, dicha excelencia de procesos, requiere más que el rediseño de los mismos. Los procesos deben ser entendidos de la misma manera por todos, y deben producir una constante medición de su ejecutoria de manera que los mismos puedan ser adaptados (optimizados) como sea necesario (tal vez en tiempo real). Para esto, los procesos deben ser descritos utilizando nomenclaturas estándar y deben estar totalmente integrados con las aplicaciones que se utilizan para ejecutar las transacciones cotidianas. Esto permite que los procesos sean administrados (como debe ser administrado cualquier recurso valioso).

Los dueños de los procesos. Para todo esto, se requiere la tecnología apropiada, pero esta debe estar en manos de los usuarios, estos son los dueños de procesos y los responsables de la operaciones de las empresas e instituciones. Es claro que los proyectos de BPM no son proyectos de tecnología, son proyectos de procesos del negocio, apoyados por la tecnología.

La adherencia a estándares independientes, es un paso fundamental ya que esto no solo garantiza que todos los involucrados van a entender los procesos de la misma manera, sino también permite la migración de personal dentro y fuera de las organizaciones y, tal vez más importante, elimina la dependencia de los proveedores. Estos estándares se refieren tanto a las nomenclaturas de descripción de procesos, como a las interfaces entre dichas descripciones y las aplicaciones transaccionales.

En el Club de Investigación Tecnológica (CIT) hemos venido estudiando la creación de modelos del negocio y la administración de procesos, desde hace varios años, junto con nuestro aliados estratégicos: el Object Management Group (OMG, organización sin fines de lucro dedicada a definir estándares) y el Incae. Hemos concluido que existe un nuevo cuerpo de conocimiento alrededor de los estándares, las tecnologías y las metodologías requeridas para alcanzar la excelencia de procesos. Hemos recopilado documentación de casos, algunos muy exitosos (otros no tanto) que demuestran claramente cómo la excelencia de procesos lleva a la innovación necesaria para lograr crecimiento en épocas tan difíciles.

Un caso real reciente. Como sucede con muchos cuerpos de conocimiento en sus etapas iniciales, la teoría si bien es necesaria, por si sola a menudo es insuficiente para lograr una adecuada asimilación de los conceptos que lleve a una exitosa implementación.

Creyendo que es imperativo lograr una mejora sustancial en la ejecución de los procesos de negocio para lograr crecimiento en una economía como la actual, el CIT junto con OMG e Incae realizaremos un evento de dos días a finales de este mes para discutir a profundidad, tanto la teoría como la práctica de BPM en nuestra región. El objetivo de dicho evento es compartir con gerentes y directores los principios y conceptos de la creación de modelos y la administración de procesos, y estudiar un caso real reciente (presentado por el responsable de su implementación) en que dichos principios y conceptos han sido puestos en práctica de manera exitosa.

Artículo publicado en el periódico La Nación

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.