Lo bueno del petróleo caro

Diciembre 23, 2006 - Publicaciones

Compartir

A nadie le gusta ir a la bomba a echarle gasolina al carro, pero el petróleo caro es en realidad buenas noticias.

Durante los últimos 30 años hemos vivido en medio de continuas crisis del petróleo. Cuando el precio sube, a todos nos cunde el pánico, reducimos un poco el consumo, luego baja (nunca a los niveles originales) y ya acostumbrados volvemos a quemar petróleo como si no se fuera a acabar.

Las buenas noticias es que son los altos precios del petróleo lo que incentiva a la búsqueda de alternativas. Las primeras crisis financiaron las búsqueda de nuevos yacimientos y financiaron el desarrollo de nuevas técnicas para extracción del veneno negro.

Ya la industria del petróleo aprendió que los precios altos de cada crisis son insostenibles.

De manera que cuando el precio llegó a $70 el barril, se hicieron disponibles grandes cantidades de capital de riesgo para investigar y/o desarrollar fuentes alternativas de energía que ofrezcan un contenido energético equivalente a $30.

Este año ha habido grandes adelantos tecnológicos relacionados con la búsqueda y explotación de fuentes energéticas, algunas todavía dirigidas a extraer petróleo de dónde antes no era factible, otras, y cada vez más dirigidas a nuevas fuentes de energía, energía limpia. En el excelente artículo de Spencer Reiss en la última edición de la revista WIRED hace un recuento de los desarrollos y los tipos de energía que se podrían hacer disponibles conforme sube el precio de petróleo.

Entre ellas llama la atención la empresa “Synthetic Genomics”, fundada por Craig Venter y Juan Enríquez, en la que se están concentrando en sintetizar enzimas resistentes y eficientes que conviertan la celulosa (de desechos agrícolas) en azúcar de la cual se pueda producir etanol muy barato para fabricar biodiésel. Lo interesante aquí es que donde miles de millones de dólares en subsidios y otros incentivos fiscales han fallado, los incentivos del mercado están siendo exitosos.

Artículo publicado en el periódico La Nación

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.