Operador dominante

Agosto 17, 2007 - Publicaciones

Compartir

El ICE está llamado a ser el operador dominante en el mercado costarricense de telecomunicaciones. En el mundo, el mercado de telecomunicaciones es notoriamente elástico al precio; dentro de los límites del uso, los usuarios prefieren un servicio menos bueno, pero más barato. Solamente cuando la calidad del servicio se percibe inusable, están los usuarios dispuestos a pagar más por un mejor servicio.

Los enemigos de la apertura enfatizan las bajas tarifas del ICE y su alta penetración del mercado y reclaman (sin justificación) que la apertura elevará las tarifas. Las bajas tarifas del ICE se deben, principalmente, a que no tiene que generar utilidades, que no gasta las increíbles suma que gastan los operadores comerciales en publicidad y que no paga por el uso del espectro electromagnético.

La apertura de las telecomunicaciones no obligará al ICE a generar utilidades ni a gastar en publicidad (ya que los usuarios todos conocemos bien al ICE, sus capa- cidades y debilidades). El pago por el uso del espectro electromagnético vendría ser como un impuesto que pagaríamos todos, parecido al impuesto al combustible que paga ahora el ICE por el combustible para las plantas térmicas.

Situación diferente. Los enemigos de la apertura siempre mencionan a los países en Latinoamérica donde, después de la apertura, las tarifas han subido, el operador estatal se ha debilitado y el mercado lo controlan dos grandes operadores, uno mexicano y otro español. Olvidan mencionar los enemigos de la apertura que ninguno de esos países contaba con un operador con bajas tarifas y alta penetración.

En los países que antes de la apertura contaban con un operador de bajas tarifas y alta penetración (como en Inglaterra y Australia), los operadores estatales son, por mucho, los dominantes. En estos países, si bien el antiguo monopolio cuenta con una menor participación del mercado, el mercado ha crecido tanto que hoy dichas empresas venden más, emplean más gente y generan más valor que antes de la apertura.

Los enemigos de la apertura se quejan de la velocidad con que se propone realizar la apertura, que en otros países la apertura duró muchos años mientras que aquí se pretende hacer “a la carrera”. El hecho es que antes había más tiempo, el tiempo perdido nunca se puede reponer, el “sabático de ocho años” al que se refirió Juan Enríquez ha sido nefasto y costoso. El no haber actuado antes no es justificación para actuar más despacio.

La velocidad para adoptar y desplegar nueva tecnología es una de las claves del éxito de las empresas de base tecnológica. Aquí el ICE sufre de serias desventajas, por un lado laLey de Contratación Administrativa hace los trámites más lentos que los de la empresa privada, pero más serio aún es la velocidad del mismo ICE para adoptar tecnología que no viene de proveedores europeos (para muestra, la Red de Internet Avanzada).

Los “amarres” de laLey de Contratación Administrativa se liberan con laLey de Fortalecimiento del ICE ; la animosidad del ICE hacia las nuevas tecnologías debe resolverse de otra manera.

Con Internet. Los enemigos de la apertura mencionan que el ICE también tiene bajas tarifas y alta penetración en Internet; eso no es cierto. Las tarifas de Internet se comparan en relación con el ancho de banda. En Europa ofrecen 20 mbps por €20, el ICE ofrece 256 kbps por $18, eso es 80 veces la velocidad por 1,5 veces el precio (el ICE es 53 veces más caro). En Costa Rica hay un gran demanda por Internet no satisfecha, pero no aparente, debido, posiblemente, a que las tarifas de Internet fueron en primera instancia definidas por Racsa, sin ninguna regulación ni consideración por la demanda o el desarrollo nacional.

Está claro que la amenaza a la posición dominante del ICE no vendrá por la telefonía móvil ni por la fija, vendrá por Internet. Si bien esta amenaza es grave, el ICE cuenta con suficiente tiempo para corregir las tarifas y saturar el mercado antes de que venga la competencia. El tiempo, sin embargo, debe ser aprovechado asimilando las nuevas tecnologías, en lugar de perdido peleando contra lo inevitable (apertura y globalización). No hay nada en la calidad y competencia de los ingenieros del ICE que impidan que el ICE siga siendo por muchos años, el operador dominante de las telecomunicaciones en Costa Rica.

Artículo publicado en el periódico La Nación

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.