Pleno empleo y TICs

Diciembre 12, 2006 - Publicaciones

Compartir

He participado en foros con empresarios informáticos que afirman que hay “pleno empleo” de personal en tecnologías de información y comunicación (TIC).

Más bien se refieren a una escasez de profesionales y técnicos que asuman trabajos en compañías nacionales o extranjeras, en especialidades variadas y diversos niveles de responsabilidad.

Están genuinamente preocupados. Sienten que seguimos teniendo problemas estructurales en cuanto a la cantidad de gente preparada, la calidad de su preparación y la diversidad de sus perfiles de salida educativa. El motto “cantidad, calidad, diversidad” motivó parcialmente el proyecto Pro-Software de la otrora Caprosoft, devenida en Camtic. Entonces (2000-2003), imperaba la contratación de graduados universitarios para desarrollar software. Se prefería a los graduados de las universidades públicas. La demanda la generaban empresas nacionales y, en mucha menor medida, las estatales y las multinacionales.

Pro-Software produjo los primeros estudios serios de oferta y demanda laboral en desarrollo de software, así como pertinentes recomendaciones curriculares para instituciones educativas postsecundarias.

Hoy enfrentamos la escasez en un espectro más amplio: todas las TIC, no solo desarrollo de software. Súmesele la creciente internacionalización (con su demanda de habilidades lingüísticas), los negocios habilitados por TIC y la instalación de empresas extranjeras de todos los tamaños. La demanda es mayor que hace siete años, cuando estábamos en la cresta de la primera ola de Internet (más el A2K).

Ahora los empresarios saben que las necesidades pueden ser resueltas mediante una combinación de graduados de educación secundaria técnica, egresados de educación parauniversitaria y titulados universitarios. Mas no son suficientes. Hay brechas significativas entre los perfiles ocupacionales requeridos y las competencias que desarrollan los programas educativos. Pocas instituciones han abordado con seriedad e intensidad el tema idiomático. El desarrollo de habilidades sociales y empresariales está prácticamente ausente, con contadas excepciones.

Esta escasez está limitando el crecimiento, tanto el orgánico como el generado por la inversión extranjera. Tenemos más gente educable: los jóvenes que fallan en sus pruebas de bachillerato podrían entrar a programas educativos que les preparen para una vida laboral mientras terminan su educación secundaria, los desertores de la educación formal podrían recurrir a opciones educativas atractivas y pertinentes, los graduados universitarios de carreras saturadas podrían “reciclarse” y reorientarse laboralmente.

Artículo publicado en el periódico El Financiero

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.