Tecnología desperdiciada

Septiembre 11, 2018 - Noticias

La tecnología de registro distribuido (Distributed Ledger Tecnology), también llamada blockchain, ofrece magníficas oportunidades que, como país, no estamos aprovechando.

El asunto acaparó la atención de muchos investigadores en la década de los 80, no solo por la posibilidad de obtener grandes ahorros usando muchos computadores pequeños en lugar de uno grande, sino también, y tal vez más significativamente, para evitar poner todos los huevos en una sola canasta.

En 1990, me tocó dirigir un proyecto mediante el cual desarrollamos un sistema basado en PC para negociar monedas extranjeras. El sistema era para una sala de 200 negociadores que transaban en 30 monedas diferentes. El reto era construir un programa que capturara transacciones (con interfase gráfica), actualizara la posición del banco y la distribuyera a los demás negociadores en tiempo real.

Costó $2 millones en vez de $20 millones. Los ahorros fueron en hardware. El software fue bastante más complejo y el resultado muy robusto porque cualquier estación de trabajo o servidor podía fallar y el sistema seguía funcionando.

Todo esto para indicar que la computación distribuida es difícil, siempre lo ha sido, pero es mucho más resistente a fallas de hardware, y además permite utilizar equipos pequeños y baratos.

Puertas abiertas

El diseño de la Internet es de procesamiento distribuido (millones de computadoras, incluyendo routers y switches) sin un control central ni dueño ni nada, sino con una gobernanza por consenso, rompe con todo lo que la humanidad había tenido antes (básicamente comando y control). En la gobernanza de Internet, ninguna decisión se toma a puerta cerrada.

Durante 25 años hemos estado trasegando copias de información (millones de millones) en Internet. Eso sirve para compartir información, pero no para transferir valor. No habíamos logrado resolver el problema de los generales bizantinos. El problema académico consiste en que hay ocho generales bizantinos sitiando Constantinopla, deben coordinar para atacar todos al mismo tiempo, el medio de comunicación consiste en mensajeros a caballo, se sabe que hay un traidor, ¿cómo establecer comunicación segura utilizando un medio de comunicación intrínsecamente inseguro?

En noviembre del 2008 se publicó un artículo en un sitio de criptografía firmado por Satoshi Nakamoto, quien al parecer no existe, y pocos meses después se publicó el código que ejecuta las ideas contenidas en el artículo. Bitcoin es una aplicación capaz de transferir valor en un medio tan inseguro como Internet. Resolvieron el problema de los generales bizantinos.

Pero es blockchain (cadena de bloques) la que resuelve estos problemas, Bitcoin es la primera aplicación que utiliza blockchain. Blockchain es un sistema distribuido, sin control central que implementa un registro (DLT) inmutable utilizando criptografía y consenso. Bitcoin demostró que blockchain funciona.

Consenso

Cuando se registra algo en un blockchain se necesita que suficientes participantes de la red estén de acuerdo con que el registro es legítimo, y se almacena en todos los nodos con protección criptográfica a través de la cadena, de modo que no se puede modificar nada sin romper la integridad de la cadena.

Así, si yo tengo un token asignado a mí y lo transfiero, lo dejo de tener y ya no lo puedo transferir a nadie más. Obviamente, los tokens pueden tener el valor que les queramos dar, pueden representar dinero, pero también representar cualquier otra cosa, por ejemplo, un terreno o tiempo (horas persona).

Bitcoin es el blockchain más antiguo (nueve años). Es, además, totalmente abierto, cualquiera puede participar, tiene miles de nodos y el consenso se obtiene de una de las maneras más caras y complejas –Proof of Work (POW)– e incluye pago a los que producen el POW más rápido. Esos son los mineros. Este tipo de consenso también es lento (varios minutos por transacción) nunca serviría para transferir valor en transporte público o punto de venta en general.

Sin embargo, hay muchos otros blockchains, algunos para un grupo (ecosistema) bien delimitado y definido (permisionado, dicen los españoles). Esos son mucho más rápidos, baratos y escalables. El mantra de los aficionados al blockchain es “no confíe, verifique”.

El potencial de blockchain radica en que no requiere que los participantes confíen ciegamente en un intermediario centralizado (un banco o un Registro Público). La confianza, transparencia y seguridad son inherentes en cualquier sistema que se construya sobre blockchain. Sobre todo, cuando agregamos contratos inteligentes a la mezcla. Esos son pedazos de código (software) guardados y, por lo tanto, protegidos por el mismo blockchain, que se ejecutan cuando ciertas condiciones se cumplen. Veamos.

Condiciones

Si una propiedad está registrada a mi nombre, es imposible transferirla a otro sin que se den las condiciones necesarias para ello. Por ejemplo que yo o mis descendientes firmemos, con firma digital, la transacción o que el dueño de la hipoteca así lo apruebe, etc. todas las reglas están codificadas en contratos inteligentes, que pueden aplicar a una propiedad en particular o a todas.

Si, por ejemplo, cuando están recolectando café, a cada cajuela le asignan un token (por ejemplo, número único de cajuela, más fecha y hora), cuando las echan al camión registran todos los tokens junto al token del camión, al llegar al beneficio se vuelven a escanear etc., hasta que llegan al supermercado y, eventualmente, a mi casa. Es posible lograr una trazabilidad perfecta, a muy bajo costo, y garantizar que ese café fue cosechado, digamos, a 1.200 metros de altura.

Hace pocas semanas, en la final de Wimbledon, IBM anunció un sistema de trazabilidad como ese. El anuncio debe haber costado millones de dólares, lo cual me sugiere que esta tecnología no es incipiente.

El gran problema del blockchain es, sin embargo, la imaginación, que parece ser el único límite a las aplicaciones. Hay aplicaciones para votar; en noviembre las utilizarán en las elecciones en el estado de Virgina, Estados Unidos.

Hay aplicaciones para procesar remesas extrajeras con una comisión un 90 % menor que la de Western Union, para registro de bienes muebles e inmuebles, para expedientes de salud donde el paciente es quien decide quién puede acceder a qué partes del expediente y para que bancos y otras instituciones compartan un solo registro de “conozca a su cliente”.

La lista de posibilidades es larga y a veces sorprendente. Por ejemplo, están proponiendo una aplicación para eliminar el fraude en la publicidad en línea (estimado en un 56 %).

Nada de esto es futurista; está sucediendo. Es necesario crear ambientes de prueba donde la gente ordinaria, estudiantes, emprendedores y las empresas maduras vayan a jugar para aprender. Esta tecnología no se aprende leyendo artículos o asistiendo a conferencias: se aprende haciendo.

Es necesario compartir la información y el conocimiento asociado. En mi opinión, esta tecnología ya cruzó el abismo de Geoffrey Moore y ahora quienes más tarden en adoptarla sufrirán desventajas competitivas.

Artículo publicado en el periódico La Nación

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *